«Cambia tu vida para cambiar el mundo»

1 enero 1997

Natalia de la Parte

MANOS A LA OBRA

Proponemos aquí, como un ejemplo de los diversos programas y acciones de las ONGS, la XXXVIIII Campaña de «Manos Unidas>,. Esta ONGD ofrece.»materiales educativos»; convo­ca concursos de Televisión, Radio; Prensa y Carteles; y, en fin; dispone de otros muchos ser­vicIos para cuantos estén interesados en los temas del Tercer {Mundo, Desarrollo y temas afi­nes (documentación, audiovisuales, vídeo, etc.).

  1. Para cambiar el mundo

La campaña `97 de «Manos Unidas» tiene como eslogan: «Cambia tu vida para cambiar el mundo». El tema girará en torno a la salud, no entendida como ausencia de enfermedad sino como la define la Organización Mundial de la Salud, como «bienestar físico, mental y social. en este amplio contexto, he aquí unos datos para la reflexión inicial:

  • Ochenta millones de niños y niñas mueren al año por diarrea, sarampión, paludismo, neu­monía y desnutrición; enfermedades de fácil remedio y tan superadas en el «mundo rico».
  • Mientras en España hay un médico por ca­da 262 personas, en Bangladesh, por ejem­plo, hay uno por cada 12.500.
  • En España, prácticamente la totalidad de la población dispone de agua; en El Salvador, apenas la Mitad de los habitantes tienen ac­ceso a ella. Cada año mueren 4 millones de niños por enfermedades propagadas por el agua.
  • En la Conferencia sobre Asentamientos Hu­manos,Habitat II, celebrada en Estambul en junio pasado, se puso de manifiesto que unos 500 Millones de personas carecen de hogar o habitan infraviviendas en ciudades de todo el mundo. el empobrecimiento influye decisivamente en la huida de zonas rurales o urbanas.

Pobreza y carencia de salud guardan una estrecha relación causa.-efecto que para millones de seres hu­manos en todo el mundo se convierte en un círculo vicioso fatal: la pobreza genera enfermedades y pro­blemas de salud insuperables en la mayoría de los casos. La pobreza y la falta de salud son conse­cuencias directas de la injusticia y esa injusticia tam­bién es un problema nuestro al que debemos apor­tar alguna solución. Todos nuestros actos individua­les influyen de alguna forma en la situación global, por eso…«Cambia tu vida para cambiar el mundo».

  1. ¡Manos a la obra!

«El mundo es la gran casa común en construcción para cinco mil millones de personas, que ne­cesita (mucha mano de obra. La casa lleva muchos años en obras. […] Actualmente se trabaja en la cubierta del edificio.

«Manos Unidas» quiere que este año hagamos una visita a las obras para ver si nos animamos a echar una ruano. La casa tiene andamios por todos los lados porque ninguna zona está termi­nada. La zona norte, en su estructura, es la que va más adelantada… […] En la zona sur los obre­ros andan levantando, todavía, los cimientos.

Los trabajadores están en plena actividad. Sorprende que haya tan pocos obreros para tanta obra. Subidos a los andamios, sin casco y sin red, los obreros se juegan la vida. Muchos han de­jado ya su vicia en el trabajo lo que, lejos de desmoralizar al personal, le ha dado nueva fuerza pa­ra seguir en la brecha. […]

Hay una persona que ha llegado a pie de obra pero de momento se lo está pensando. No sa­be a qué carta quedarse. Aún no ha decidido si se incorporará al tajo o se marchará a casa para seguir por televisión, desde lejos, la marcha de las obras. […]

Tampoco hace falta ser un especialista en albañilería, ni arquitecto de la construcción, cual­quiera puede valer para transportar cubos con agua o cemento, para empujar vagonetas carga­das de ladrillos o simplemente acercar el botijo a los trabajadores. Aunque no se espera finalizar la casa este año, se trabaja a destajo, con el fin de adelantar las obras para hacer la casa común más habitable para todos.

Después de haber visto lo que falta por hacer en el mundo, yo me subo al andamio. ¿Se sube usted?»(Julián del Olmo).

SUGERENCIAS PARA PONER… ¡MANOS A LA OBRA!

  • Tras presentar la campaña, leer la parábola de J. del Olmo y, a continuación, comentarla tratando de subrayar todos los elementos que aparecen en ella: «casa común», «diferencias Norte-Sur», «obreros que han dado la vida», «yo delante de la obra», «hay un lugar para cada uno (que no admite suplen­cias)», «;aunquehay obra para rato, merece la pena adelantar trabajo», «¿se sube usted al andamio?».
  • Misión Joven propone en este dossier numerosas sugerencias para «poner manos a la obra». Res­pecto a las «campañas de Manos Unidas contra el hambre» ya propuso otras muchas; a ellas remi­tirnos .
  • Quienes quieran conocer más datos sobre la campaña de Manos Unidas para 1997 pueden dirigir­se a: «Manos Unidas», Barquillo 38-3° / 28004-MADRID / (91) 308 20 20.